Consultoría de franquicias, retail y hostelería
 
 
GUÍA DE FRANQUICIAS

BUSCAR POR SECTOR

Estrategias de franquicia

FRANQUICIADOR
 
Encuentra la fórmula de desarrollo idónea para tu negocio
 
Estrategias de franquicia
 
Un negocio puede franquiciarse utilizando varias fórmulas. Con cada una de ellas, obtendremos resultados diferentes. Es fundamental conocer qué sistemas existen y escoger el que mejor se adapte a nuestra actividad.
           
Existen muchas fórmulas para estructurar un canal comercial y para llevar a cabo el desarrollo de una empresa. Cada una de ellas será práctica o no en función de las circunstancias de cada negocio y del tipo de mercado al que se quiera acceder. Algunas empresas caen en el error de utilizar sólo el sistema de franquicia simple, lo que acaba mermando sus posibilidades de expansión. Es fundamental conocer todas las probabilidades para poder elegir la que más nos convenga. 
 
Las fórmulas más frecuentes
La franquicia individual consiste en conceder derechos de explotación en exclusiva sobre un territorio para la explotación de una única unidad individual, sin posibilidad de subfranquiciar ni de abrir más locales. Es la figura más conocida y utilizada.   
 
Según el tipo de inversor
Dependiendo del perfil que presente el franquiciado o la persona que invierta en el negocio podemos diferenciar entre distintas estrategias de desarrollo.
• Franquicia de gestión: El franquiciado se convierte en un gerente que controla varios territorios o una región, y dirige a un equipo grande de personas. Este tipo de franquicia suele necesitar una inversión considerable en inmovilizado y en personal. Suelen ser atractivas para profesionales con un alto perfil de dirección.
• Franquicia de inversión: El franquiciado realiza únicamente una dirección de control, mientras contrata a otras personas para gestionar el día a día de las franquicias. Suelen ser franquicias de alto coste, en las que el franquiciador invierte grandes sumas de dinero principalmente para obtener buenos rendimientos de la inversión. Esta fórmula es idónea para negocios que tienen un buen sistema de control operativo.
• Franquicia de autoempleo: Típicamente consiste en una operación hecha por una sola persona autoempleada o que cuenta con algún ayudante. Normalmente, este tipo de franquicias requiere niveles bajos de inversión.
• Master Franquicia: Consiste en reclutar a un franquiciado que va a reproducir a la central franquiciadora en su zona de exclusividad, además de la unidad individual de negocio. Por lo tanto se encargará de actuar como franquiciador de área, siendo el propietario del negocio en la misma mientras dure el contrato. El master reclutará a los franquiciados, los seleccionará, autorizará la concesión de la franquicia, firmará los contratos, formará al franquiciado y prestará todos los servicios y obligaciones propias del franquiciador en su zona. Cobrará el 100% del canon y del royalty que paga el franquiciado y pagará a su vez un master canon y un master royalty al master franquiciador.
• Desarrollador de área: Cuando el franquiciado adquiere los derechos y el compromiso de desarrollar, dentro de un periodo establecido en el contrato, un número mínimo de establecimientos y en un territorio determinado, hablamos del desarrollador de área. Normalmente, si éste no cumple el número de aperturas pactado, pierde el derecho de exclusividad, y el franquiciador puede conceder otras franquicias en la misma zona para acabar de explotarla. El desarrollador de área, además, suele firmar un nuevo contrato individual de franquicia para cada establecimiento que abre, y está obligado a operar y a tener en propiedad cada uno de ellos. Los derechos para desarrollar un área son más costosos que los de una franquicia normal, ya que se concede el derecho para una zona más amplia y más de un establecimiento, con lo que el potencial es mayor.
• Franquicia participativa: Franquiciador y franquiciado se convierten en socios en la sociedad franquiciada. En algunos casos es una fórmula muy apropiada aunque también presenta desventajas.
• Combinaciones: Utilizar combinaciones de las diferentes fórmulas en función del tipo de necesidades del negocio suele ser la fórmula más práctica para alcanzar los objetivos de cada uno. El traje a medida puede permitir obtener mayores rendimientos y estabilidad a largo plazo.     
 
Escoger bien
Es importante elegir con calma y hacerlo bien ya que, según la fórmula que se elija, nos encontraremos con diferentes resultados sobre distintas variables del negocio, como la velocidad que se alcance en la expansión o la durabilidad del acuerdo, entre muchas otras. 
Cualquier fórmula por la que se opte no es buena ni mala, sino que dependerá del tipo de negocio en el que operemos y del mercado al que queramos llegar. A la hora de definir la estrategia que se va a seguir, se deben considerar las ventajas y desventajas que nos va a dar cada herramienta y su aplicabilidad a nuestro modelo de negocio. De este modo, se podrá diseñar a medida qué sistema se utiliza para cada mercado o, lo que es aún mejor, qué mix de fórmulas se van a usar para cada uno de los mercados.
Tener bien planteada esta cuestión puede suponer ahorros importantes en el desarrollo de una red.
 
 
Según la fórmula que se elija, nos encontramos con diferentes resultados sobre distintas variables del negocio, como la velocidad que se alcance en la expansión o la durabilidad del acuerdo
 
Cualquier fórmula por la que se opte no es buena ni mala, sino que dependerá del tipo de negocio en el que operemos y del mercado al que queramos llegar
 
 
Cómo funciona cada sector
 
Retail
Las franquicias reproducen puntos de venta (tiendas de moda, decoración, etc.). Suelen requerir una inversión importante en propiedad comercial, local, equipos, personal y stock.
 
Servicios
Las franquicias reproducen delegaciones, con un elevado componente comercial para la prestación de servicios, bajo una marca y con unos estándares operativos.
           
Distribución
Se franquicia la venta y/o distribución de productos o servicios en un territorio determinado. El nivel de inversión requerido no suele ser muy elevado.
           
Industriales
Se transmiten los derechos para producir un producto o un servicio bajo una marca, siguiendo unos estándares de calidad y mediante unos procedimientos de producción definidos.
 
 
 
Estrategias más empleadas
 
Franquicia individual: Se conceden derechos de explotación de una única unidad.
Franquicia de gestión: El franquiciado controla varios territorios o una región.
Franquicia de inversión: El franquiciado realiza únicamente una dirección de control.
Franquicia de autoempleo: El franquiciado se encarga de la gestión diaria del negocio.
La Master franquicia: El franquiciado reproduce a la central franquiciadora en su zona de exclusividad.
El desarrollador de área: El franquiciado se compromete a desarrollar, en un periodo de tiempo concreto, un mínimo de unidades.
Franquicia participativa: Franquiciador y franquiciado se convierten en socios en la sociedad franquiciada

 Volver

Portada  |  Lista de Franquicias  |  Guia de Centros Comerciales Entrar
 
© DirectoFranquicias.es 2011 Diseño web disgrafic.com